viernes, 10 de junio de 2016

ESPERA AL ÚLTIMO BAILE (2001): JULIA STILES SE PONE A BAILAR...


 

Producción entre la Paramount y la MTV que intentaba explotar el ardor juvenil por el bailoteo (eso sí, aquí mezclando ballet clásico con hip hop, o sea una puesta al día de algo tan mítico como el film "Breakdance" de la Cannon en los 80s). Pero aunque era un producto pensado para el público adolescente y juvenil (y sobre todo para las chicas) no deja de tener su interés por dos razones: la presencia de Julia Stiles (en ese momento joven promesa que aspiraba a todo en el cine) y contar una historia con una chica blanca en un instituto de chicos negros...algo poco habitual en Hollywood. Así el director Thomas Carter (afroamericano por más señas) intenta hacer una peli que hable de problemas que le interesen (los problemas raciales en Chicago, la juventud negra, la violencia juvenil) pero que también contente al público palomitero y a sus jefes de la Paramount (es decir,contando la romántica historia entre una chica blanca y un chico negro que comparten pasión por el bailoteo). Dicho y hecho porque el film lo que intenta es esa rara mezcla que pocas veces funciona (por difícil): combinar comercialidad con ideas profundas de gran alcance. ¿Lo logra? A medias.


Julia Stiles era por entonces una joven promesa con pinta de lolita y un desparpajo brutal. En pelis como Perversión (1998) 10 Razones Para odiarte (1999). State And Main (2000) y sobre todo Oscuros Negocios (peli de culto olvidadísima que comentamos en el 2 de ANTIFOTOGRAMAS) ya demostraba su talento y belleza lolitesca. Con Espera al Último Baile (2001) le llegaba la oportunidad de convertirse en una estrella de Hollywood. Cosa que no ocurrió pese a protagonizar "El Prícinpe y Yo" o intervenir en la saga de Bourne.

Thomas Carter (director del film) era ya un veterano de la tele e incluso dirigió algunos capítulos de la serie Fama y Canción Triste de Hill Street. Quizá esa experiencia televisiva pese más en su carrera como director de cine, porque se nota que no es un exquisito del estilo. Así Espera al Último Baile es la historia de una chica blanca bailarina clásica de 17 años que deja su ciudad y el ballet tras la muerte de su madre y se va a vivir con su padre, al que ha tratado poco, a Chicago, siendo de las pocas chicas blancas del lugar. Su padre es músico de jazz y vive en un cuchitril, así que la chica no podía estar más jodida...hasta que conoce en su nuevo instituto a una chica negra que se hace su amiga y sobre todo al hermano de esta que es un empollón como la prota y le gusta el bailoteo...no tardará en surgir intereses comunes y el rollo romántico...a ritmo hip hop en locales de la juventud del Chicago negro y del guetto...

                                       La belleza lolitesca de Julia Stiles, en el film.

Banda Sonora de Mark Isham (con mucho tema hip hop, claro), coreografías de Fatima (nada espectaculares ni brillantes) y un guionista, Duane Adler que después rodaría su propia peli de bailoteo (Step Up) aportando una historia que tiene su interés, sobre todo en las dificultades de que una adolescente blanca pueda salir con un chico negro y lo que afecta el romance interracial en un mundo donde casi nada es fácil. Lo mejor del film son precisamente los momentos de tensión racial y violencia callejera, destacando la secuencia en que Julia Stiles rompe con su novio negro por todas las cosas que los separan...una secuencia con unos diálogos brillantes y que es el único momento donde el film prueba lo qu epodría haber sido...algo así como "Los Chicos del Barrio" pero bailando...


Por lo demás un intento fallido (aunque exitoso en taquilla, hubo hasta una delirante secuela oficial y muchas imitaciones), con algunos buenos momentos y Julia Stiles bailando sin doble en las coreografías de hip hop (en las de ballet clásico tuvo a una doble) y demostrando que tenía cojones...pero no era un papel para brillar ni una peli para el Oscar...aún así imprescindible para sus fans. Un clásico juvenil...tan banal que da pena, eso sí.

LO MEJOR: Julia Stiles, toda una belleza lolitesca, y encima intentando ser una bailarina guay!

LO PEOR: Que es un film hecho por y para las chicas jóvenes con ganas de ver un romance entre bailoteos...demasiado comercial, lo que echa por tierra una historia interesante que merecía ser tratada con más crudeza y con un equipo creativo con más talento y cojones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario