martes, 19 de julio de 2016

EL FIN DEL ROMANCE (1999): AMOR, SEXO Y MILAGROS



Si hace poco revisaba Entrevista con el Vampiro de Neil Jordan, ahora tocaba El Fin del Romance de 1999, lo único interesante de su carrera posterior al clásico vampírico. Escrita y dirigida por Jordan, con su productor habitual Stephen Woolley, banda sonora de Michael Nyman y basado en una novela de Graham Green la cosa no podía fallar: un ejercicio de estilo en pos del prestigio perdido...o algo así.

Con Ralph Fiennes, Julianne Moore y su fiel Stephen Rea, Jordan, nos da una calculada dosis de historia romántica neoclásica con un triangulo amoroso conformado por esposo, esposa y amante (más un detective privado y un cura...vamos, que no falta de nada), ambientado en plena Segunda Guerra Mundial y cuyo único toque moderno es la carnalidad de algunas escenas de sexo (atención a las tetas puntiagudas de la Moore).



Pero Julianne Moore y Ralph Fiennes son actores ambiguos, inquietantes y fríos y no los veo yo en una tórrida historia de amor, por muy bien trabajada que esté. Con transfondo filosófico (ahí está Fiennes soltando el axioma filosófico "Ser implica ser percibido" de los empiristas británicos) e incluso católico (los milagros de la historia de amor entre ellos!) el tramposo guión (lleno de giros sorpresa, que tan de moda pondría ese mismo año El Sexto Sentido) hace menos acogedora la historia...por no hablar de los excesivos violines de la banda sonora todo el rato recalcando el megadrama al que asistimos (por muy bien que esté el tema central se hace cansino tanto violín melodramático).



La primera vez que vi el film me gustó, ahora siendo interesante la historia le veo las costuras, la frialdad calculada del autor (o sea, Jordan). Le falta la pasión de unos actores menos fríos y más intuitivos, una historia más natural, sencilla, sin tanto violín violentando tus oídos...no es un mal esfuerzo pero podía haber sido una gran película de amor (para muchos lo es) si tuviera menos premeditación y más amor desatado...los romances son una locura y no tienen arquitectura...a esta historia le sobra mucha arquitectura...se nota demasiado que es cine y eso nunca fue bueno....



LO MEJOR: Las ambiguedades de la historia. El tema central de la banda sonora.

LO PEOR: Buenos actores pero inútiles para una historia apasionada de amor. La Moore y Fiennes son demasiado fríos para el calor que necesitan ciertas pasiones....

Precioso cartel oriental del film

No hay comentarios:

Publicar un comentario