viernes, 1 de julio de 2016

SEMILLAS DE RENCOR (1995): OBRA MAESTRA DEL CINE REFLEXIVO



En la primera mitad de los años 90's el cine afroamericano reivindicativo fue una auténtica explosión, empezando por esa obra maestra absoluta que es Haz Lo Que Debas (1989) de Spike Lee, continuando con Los Chicos del Barrio (1991) de John Singleton y New Jack City (1991) de Mario Van Peebles, tres directores negros de muy distinta procedencia. Luego Spike Lee se volvió ambicioso y aprovechó la coyuntura para rodar la biografía de Malcom X (1992), en lo que parecía la cima del cine afroamericano reivindicativo...aunque los coletazos finales serían Panther (1995) de Van Peebles (su peli sobre los legendarios Panteras Negras) y Semillas de Rencor (1995) de Singleton, la última obra magna del género (aunque la peli tratara otros temas aparte de la cultura afroamericana).




Escrita y dirigida por John Singleton en lo que era su tercera peli para la Columbia (después de Los Chicos del Barrio y Justicia Poética, ésta protagonizada por Janet Jackson) e inspirada en sus vivencias en la universidad, Semillas de Rencor nos cuenta como es el ecosistema de las universidades de USA en los primeros 90's, así miles de estudiantes en un mismo campus de diferentes razas, culturas y religiones por no hablar de sexualidades...lo que es campo abonado para la intolerancia, discriminación y finalmente la violencia. Así seguimos las andanzas de tres estudiantes (un negro con beca de atleta, una pija blanca muy ingenua y un blanco con problemas de autoestima y sociales que anda muy perdido y sin amigos) que sin conocerse cruzarán sus vidas...dandose más de un problema grave...desde el chico blanco sin amigos que acaba juntándose con una pandilla neonazi, la chica blanca que expirementa con la bisexualidad hasta el negro concienciado con su raza y que intenta luchar contra el sistema opresor de los blancos...por el medio lesbianas sensibles, raperos chulescos, neonazis haciendo pesas, grungies con rastas, orientales, hispanos y toda la fauna que cuando se mezcla saltan chispas...




Singleton, usando sus vivencias como universitario, llena el film de anécdotas vividas por él mismo (como su encuentro con un neonazi) y reflexiona sobre lo que él vivió y como fue meditando sobre la sociedad que veía y padecía. En primer plano los problemas de la comunidad afroamericana, pero sin excluir los demás problemas tanto de blancos, hispanos, orientales y hasta gays. El film trata la cuestión racial pero también la sexual y sobre todo el por qué nace la violencia en un entorno hecho y previsto para la educación y la cultura, no para la violencia y las explosiones de intolerancia más radicales.

Con los créditos iniciales diseñados por el mítico Saul Bass, con influencias del estilo visual de Kubrick (planos acojonantes e impactantes, uso de grandes lentes...algo que también estaba en el estilo de Spike Lee) y sin miedo a contar las cosas como las ve (tuvo muchas peleas creativas con la Columbia) un joven y apasionado Singleton demuestra que en el cine afroamericano de USA existía algunos directores aparte de Spike Lee.  






Ahí tenemos al joven Omar Epps (luego popular por la serie House) haciendo un gran papel de prota, a una guapísima Jennifer Conelly de lesbiana concienciada, el debut de la modelo Tyra Banks (entonces novia de Singleton) o un Michael Rappaport perfecto en su papel de inadaptado a punto de liarla gorda. Por no hablar de Ice Cube de nuevo en un papel hecho a su medida (estudiante veterano que ve muy claro como el mundo se divide en blancos y negros) y Laurence Fishburne (como profesor negro conservador y lejos del estereotipo de negro reivindicativo) ambos ya en el primer film del director. Casi todos los actores (Kristy Swanson flojea) en un gran momento y dándolo todo en un film potente tanto a nivel de actores como de estilo visual, narrativo...y eso que Singleton era un jovenzuelo apasionado pasándoselo bien con esto del cine...cualquier defecto del film se perdona por su juventud y ya quisieran muchos directores haber hecho algo así a los 25 años.

Jennifer Connelly y Kristy Swanson experimentando con el lesbianismo


En fin, recuerdo en su día verla en el cine (a pesar de que en España tuvo poca repercusión y la crítica incluso la puso a parir) y quedar tan impactado como cuando vi Pulp Fiction y tantos clásicos inolvidables de la época...un film que habla de cosas importantes, de forma impactante e imposible de aburrirte durante sus dos horas de metraje. Junto con Haz Lo Que Debas quizá la mejor peli del cine afroamericano de USA en los 90's y eso no es poco!

LO MEJOR: Su valentía y honestidad. Algunas escenas magistralmente rodadas y montadas como la de Kristy Swanson experimentando con la bisexualidad. Que Singleton aprendiera mucho de Kubrick.

LO PEOR: Que no tiene nada que ver con el cine de Tarantino que es lo que estaba de moda en ese moento y quizá por eso ha quedado un poco olvidada en el tiempo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario