martes, 26 de julio de 2016

VOCES EN LA NOCHE (2006): UN FILM DE CULTO



Un escritor gay que cuenta sus relatos en la radio (interpretado por Robin Williams) recibe de su editor un manuscrito escrito por un chico de 14 años, en realidad una autobiografía donde narra como desde los 7 años sus padres abusaron sexualmente de él en el sótano de su casa y además invitaban a otros hombres a abusar del chico mientras lo grababan todo en vídeo...el libro está tan bien escrito que el editor está decidido a publicarlo...pero la escabrosa historia de fondo empieza a sembrar dudas cuando la ex-pareja del escritor (el resultón y guaperas de Bobby Cannavale) piensa que todo podría ser falso...así nuestro protagonista, que ha hablado por teléfono con el chico y con su madre adoptiva, intenta conocer en persona al chico pero le empieza a resultar imposible tener un encuentro con él y comprobar que todo es cierto....incluso la existencia real del propio chico...así el prota se ve inmerso en una espiral obsesiva y esquizoide por tratar de averiguar quién es en realidad el chico y sobre todo poder verlo en persona al precio que sea...



Segundo film de Patrick Stettner (que debutó con la también fascinante y misteriosa The Business of Strangers) y escrita por Terry Anderson y Armistead Maupin (este último escritor, autor de la novela en que se basa el film, preocupado e interesado por el cine gay, y cuya novela se basa en un hecho autobiográfico) inspirada en hechos reales (parece ser que Maupin recibió una llamada de un chico de 14 años contándole una historia similar...) que dan para crear este ambiguo (en toda la extensión del término) film con una historia obsesiva y esquiva, llena de matices y paranoia por descubrir la verdad...si es que la verdad existe y no es más que una interpretación de cada uno.



Con un reparto interesantísimo (Toni Collette, Sandra Oh, Joe Morton, Rory Culkin) y una puesta en escena sencilla y de ajustadísimo presupuesto (una peli indie de la MIRAMAX) nos lleva a un viaje por una pesadilla que es la obsesión de un hombre en crisis (abandonado por su pareja, con ganas de ser padre, autor que vampiriza la realidad para convertirla en literatura...lo cual no gusta a todos los que le rodean) por descubrir que la historia más extraña y conmovedora que le han hecho creer no es en realidad falsa. Así que le acompañamos en ese viaje en que intenta ver al chico que le ha contado que a los 8 años tuvo sífilis, que a los 7 años abusaba su padre de él en un sótano al que entraba con los ojos vendados para ser grabado en vídeo, que a partir de los 11 años también abusaban de él amigos de su padre, que luego enfermó de SIDA y que está muriéndose en algún hospital perdido que nuestro prota no encuentra y su madre adoptiva se niega a dar información sobre su paradero...(por cierto, hay ciertos paralelismos con el último film de Amenábar, Regresión, así que no sé si Amenábar ha tenido en cuenta esta peli para la suya...)



Pieza de culto instantáneo, como ya lo era su primer film The Business Of Strangers, maquiavélico viaje al fondo de la obsesión (tan humana y tan desquiciante) de un hombre que parece llenar su vacía vida en crisis con un misterio que le resulta imposible de resolver...¿o no hace falta resolverlo?

Desde luego Patrick Stettner ha firmado dos únicos films fascinantes y misteriosos, con buenos repartos de actores (siempre mezcla de veteranos con nuevas promesas), bajos presupuestos, guiones que giran entorno a la confianza en los extraños y jugando con el morbo de esos extraños que parecen salidos de una peli de misterio...y este Voces en la Noche (mejor el título original The Night Listener) corrobora que estamos ante un director curioso, interesante, discreto y que intenta regalarnos historias para hacernos pensar y que dejan huella mucho después de disfrutarlas...estamos ante un director de culto, del que poco sabemos y que después de varios años de inactividad igual hemos perdido ya para el cine...lo cual sería una pena...



LA ESCENA: Espeluznante la escena en que Robin Williams, en un hospital de noche, despierta a un niño con cáncer terminal y este intenta gritar pero no puede por su terrible enfermedad...simplemente espeluznante!

LO MEJOR: El fascinante desarrollo de la historia y de los personajes. Sus 77 minutos de metraje ajustadísimos.

LO PEOR: Ese epílogo típico de peli de terror que intenta explicarnos la verdad...hubiera sido preferible quedarnos con la ambiguedad de la última aparición de Robin Williams. Pero de todos modos la ambiguedad y el misterio persiste pese al epílogo....


No hay comentarios:

Publicar un comentario