viernes, 26 de agosto de 2016

EL ACORRALADO (1982): RAMBO, EL ANTIHÉROE PUNK



Se dice que el primer motaje de El Acorralado (First Blood, 1982) duraba casi tres horas y que a Stallone le pareció tan malo que intentó comprar la película para enterrarla y que no acabará con su carrera (!!!), supongo que estaba reciente el gran fracaso del cine USA "La Puerta del Cielo" de Michael Cimino y nadie quería otra peli de tres horas sobre violencia en la América profunda...El film acabaría teniendo un metraje de 93 minutos y un montaje ejemplar, proque el ritmo del film es tan perfecto que es de esas pelis emocionantes que se te pasan corriendo.

Debo haber perdido la cuenta de las veces que he visto este film. Película mítica para los niños que crecimos en los años 80's, aún recuerdo como los chavales de mi barrio hablaban fascinados del film (cuando yo aún no lo había podido ver!), junto con Terminator fue la película más vista y alabada en los videoclubs de mediados de los 80's. Y es que lejos de ideologías americanas y patrioterismos para los chavales de entonces Rambo era nuestro hñeroe punk, un antihéroe más bien, que desafiaba a la autoridad fascista y daba una lección a todos los sheriffs gordos y cabrones del mundo!




Sí, El Acorralado estaba más cerca de un western que de otra cosa y nosotros, los niños de entonces, solo veíamos a un poli mamón dando por culo a un hombre que no se había metido con nadie y encima pobre...imposible no identificarse con Rambo. Así qeu Rambo era el héroe de la mayoría silenciosa, de los desamaprados, de los marginados, de los jodidos por la máquina social que tritura a las personas para convertirlas en robots productivos para el sistema capitalista...así lo veíamos!

Entonces no sabíamos que Kirk Douglas se interesó por ser el personaje del coronel (y se retiró del proyecto a última hora) o que Dustin Hoffman estuvo a punto de entrar en el proyecto. Al final lo que pudimos ver era una peli que mezclaba a la perfección drama, acción y una reflexión sobre la guerra, la violencia, el ser soldado y los traumas que ello conlleva. Desde la realista persecución del sheriff tras un Rambo en moto (secuencia magistral, poco trucada, cruda como ese Rambo pasando frío en la montaña) hasta los toques psicológicos de Trautman con Rambo (esa relación paternal, de mucho calado para los personajes afectados, que demuestra cuán profunda era la historia y no otra peli de Charles Bronson cualquiera....)

Después de pelis sobre los efectos de Vietnam como El Cazador, El Regreso y demás tocaba algo diferente. Rambo era una víctima pero una víctima con los cojones bien puestos y destroyer como pocos. Un outsider de la patria, un hombre sin lugar en la civilización después de que esa misma civilización lo haya usado, masticado y escupido cuando ya no le servía.



El drama de Rambo era un grito de orgullo de muchos soldados: en la guerra, en el ejército, era alguien...fuera de ese ambiente no son nadie...hasta que empuñan un arma de nuevo y demuestran en qué lo han convertido.

El Acorralado sigue siendo un film entretenido y emocionante, y también dispuesto a sufrir diversas lecturas. Más profundo de lo que ahora se quiere reconocer (en su día fue tanto un éxito de taquilla como de crítica...aunque parte de la crítica haya querido revisarla en negativo tras las secuelas) y con un acabado brillante. Y mucho de ello se lo debemos a Stallone que revisó y re-escribió el guión varias veces...que impuso el final que conocemos (y no el original, el del libro en que se basa el film, también rodado, donde Rambo se suicida) y luchó por un montaje que hiciera justicia a la historia (aunque siempre querremos ver ese primer montaje que seguramente nunca veremos!).



En fin, una peli sentimentalmente muy asociada a mi infancia ochentera cinéfila...pero que con los años, además, resulta ser un film profundo digno de analizar. Una obra maestra del cine de los 80's pese a quien pese....y muy punk, por cierto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario