martes, 23 de agosto de 2016

LOLITAS DEL TERROR: DOS HERMANAS (2003)/ PRESENCIAS EXTRAÑAS (2009)



Escrita y dirigida por Jee-woon Kim en lo que era su tercer largometraje (tras una comedia deportiva y otra comedia de horror) e inspirada, según se dice, en un cuento tradicional coreano, y recaudando unos cuantos premios en festivales especializados (especialmente el Screamfest de 2003) Dos Hermanas son casi dos horas de metraje (excesivo a todas luces) contando lo que al principio es una historia rústico-poética sobre dos hermanas que se quieren mucho...no tarda en complicarse la cosa...en una espiral de delirio histérico (eso sí, a ritmo lento tan usado y abusado en el cine oriental, por contraposición a la euforia desatada del cine de acción oriental) que acaba agotando al espectador (o al menos a mí, las dos veces que he visionado este film) y que sume en el desvario y la confusión una trama cuyo punto climático es una sorpresa inesperada al más puro estilo El Sexto Sentido (si bien aquí aún hay menos pistas que en el film de Shyamalan, no por tanto por ingenio como por el propio desvario de la propuesta). De hecho todo el que abala este film se olvida, o ni es consciente, del parecido con el argumento de base de un film muy anterior y americano, me refiero, claro está, a El Otro (The Other, 1975) de Robert Mulligan, clásico de culto donde los dos hermanos protagonistas son además gemelos (lo que hace más fascinante la historia). Sí, la sorpresa final de ambos films es idéntica.




Pero Dos Hermanas cuenta con el prestigio de crítica y premios de festival, algo acaecido en plena fiebre del cine de terror oriental que arrasaría Occidente y el mundo desde finales de los 90's (culpa de The Ring y derivados) hasta bien entrado el nuevo siglo...y en Dos Hermanas hay un par de sustos estereotipados de ese género (uno con la ya familiar chica con el pelo en la cara y otro de una niña bajo el fregadero...). Teniendo en cuenta que como peli de terror no funciona (ya digo, demasiado confusa e histérica, quizá ese sea el gusto oriental, no lo sé) sí puede funcionar a otro nivel: dentro del subgénero de "lolitas del terror", tipo de cine que abarca desde la zorrita de satán de Regan en El Exorcista hasta el colmo de la degeneración (en todos los sentidos) de La Huérfana. Así Dos Hermanas, cuya cámara sigue a las hermanas en casi todo momento (y luego a su madrastra) se siente fascinada por la ternura de las niñas, su amor incondicional y "morbosea" en su relación con esa madrastra. El hecho de que las tres protagonistas femeninas del film pasen casi todo el rato descalzas y luciendo sus delicados pies lo emparenta con el fetichismo pedófilo de Lewis Carroll (cuyo amor por las niñas incluía adorar los pies infantiles) y de la novela Lolita de Nabokov, ya que el director no deja de mostrar y recrearse en la desnuda presencia de los pies (sobre todo de las niñas) que es quizá la única parte delicada femenina que podemos ver en toda la historia (y ahí el simbolismo erótico-fascinante en diversas culturas orientales y en el morboso fetichismo occidental). ¿Es Dos Hermanas un film erótico? Algunos críticos han apuntado la obsesión "sexual" de la hija mayor con el padre...pero yo no lo he visto tan claro. Más claro, dentro de la confusión del film, parece el triángulo morboso entre niñas y madrastra que lo emparenta con otros morbos parecidos como los del relato Otra Vuelta de Tuerca de Henry James (con los niños fascinados-seducidos por los criados...).

Pero es sólo interpretación, que es lo interesante del cine. Si el director quería o no jugar con el morbo, la ambiguedad o el fetichismo/perversión sexual no lo sabemos. Pero creo que desde ese punto de vista el film resulta más interesante e inquietante que desde el puro cine de terror y sustos....



 Fetichismo, menstruación y primeros labios pintados...




Tras el ruido provocado en Occidente por Dos Hermanas se fue gestando el remake con productores ya habituados a remakear pelis orientales de terror y alguno procedente del film Una Serie de Catastróficas Desdichas de Lemony Snicket...de ahí la presencia final como protagonista absoluta de Emily Browning (fascinante y lolitesca actriz australiana ya curtida en pelis de terror desde niña como Ghost Ship o En La Oscuridad). Y es que Presencias Extrañas (The Uninvited, 2009) sería un remake muy diferente: desde el ajustado metraje (menos de 80 minutos) hasta un guión más claro, digerible y tramposo. Sí, lo que era delirio histérico oriental se convirtió en telefilm americano fácil de masticar. Menos terror, menos ambiguedad, menos ambiente...y hasta menos fetichismo (casi nulo) y simbología sexual...muy a pesar de que las dos protas, la mencionada Emily Browning y Arielle Kebbell, tuvieran una gran potencial erótico y sugerente...y de hecho sus apariciones en bikini o ropa interior sí son sugerentes pero The Guard Brothers (los directores del remake, procedentes del mundo de los anuncios y que tras el fracaso del film no han vuelto por el cine) no querían cargar tintas sobre lo sexual...ni nada que fuera demasiado atrevido ya fuera en los elementos eróticos o terroríficos. Lo cual convierte a Presencias Extrañas en un film vacío, solo para fans que se tragan todo el cine de terror habido y por haber y, por supuesto, fetiche para fans pajilleros de adolescentes en pantalla o directamente de la Browning o la Kebbel (o las dos!), que eso sí, lucen de maravilla en el metraje...por mucho que el film conserve un tono casi puritano. O sea, una oportunidad perdida, de nuevo, de hacer un gran film de terror con un potente argumento con infinitas posibilidades.


 Emily Browning y Arielle Kebbel, hermanas con aspecto lolitesco...


Dos Hermanas y Presencias Extrañas han quedado como pelis muy menores, aunque objeto de culto de loliltófilos fetichistas y demás gentuza de gustos exquisitos...esos mismos que adoran las pelis llenas de niñas y adolescentes poseidas o cuchillo en mano. Pelis como The Possession, Las Dos Caras de Julia, Las Dos Vidas de Audrey Rose, El Exorcista, La Huérfana y los miles de films sobre exorcismos en menores...

2 comentarios:

  1. Decía yo que he visto ambas películas y me parece mucho mejor la coreana. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, claro, aunque para mí las dos son un fiasco al final...jeje

    ResponderEliminar