martes, 9 de agosto de 2016

UN MONSTRUO EN MI PUERTA (2014): ALCOHOL, LESBIANISMO Y PERTURBACIÓN



Escrita y dirigida por July Jung (en lo que es su debut en el largometraje tras un par de cortos) y con el título más adecuado y anglosajón A Girl At My Door (Dohee-Ya es el original coreano) el film ha ganado unos cuantos premios en festivales y muchas buenas críticas...pero cuando me pongo a verlo no veo de dónde sale la fascinación de la gente por este film ni el prestigio que va cosechando...

Creo que desde The Host (un bodrio infumable) y Dos Hermanas (plagio descarado de El Otro de Robert Mulligan) no he vuelto a ver cine coreano. No veía nada interesante en un cine tan publicitado como escaso en ideas originales. Y es que cuando me pongo a ver esta Un Monstruo en mi Puerta vuelvo a padecer algunos de los peores ratos de cierto cine oriental...ese que parece que no sabe lo que es una buena dirección, puesta en escena y montaje y que llena los films de actores que o sobreactuan sin complejos o directamente no saben actuar. Así este film coreano adolece de eso y bastante. Desde la directora que no nos regala casi ningún plano de mérito (lo mejor está, quizá, en la recta final del film) hasta esos actores que o se dedican a pegar gritos llenos de palabrotas o se quedan mudos y paralizados intentando desprender misterio e intriga....nada que no hayamos visto, por desgracia, en muchas pelis venidas de oriente.




La puesta en escena minimalista parece más bien simplista y/o pobre, los actores parecen reclutados de cualquier callejón abandonado y la pretendida atmósfera e intriga con que nos venden el film yo ni la he olido. ¿Es cosa mía o es que el film es así de mediocre y torpe?

La historia, el argumento, parecía interesante y con potencial para desarrollar una buena historia que fascinara al espectador: una mujer policía, alcohólica y lesbiana, es trasladada a un pueblucho de mala muerte por su comportamiento ¿moral? discutible. Allí se encontrará, entre otras muchas cosas insoportables, a una niña de 13 años maltratada por su padre borracho y su abuela que también le pega a la botella. Cuando la abuela de la niña muere en un accidente la mujer policia decide encargarse durante el verano de la niña mientras el padre intenta rehabilitarse, lo que dará para cultivar una extraña relación entre la niña y la mujer policía...

Esto, que suena bien a priori, se ve estropeado por lo que comentaba antes: Una dirección amateur, nula atmósfera, puesta en escena rustico-deprimente, actores que sobreactuan o infraactuan porque no saben actuar y momentos de silencio y caras de palo que se supone nos deben inspirar misterio e intriga...pero además el guión es un desastre: ¿Policias que se quedan sin hacer nada mientras apalean a una niña? ¿Un padre detenido por apalear a su hija borracho por la noche y que por la mañana lo sueltan sin acusarle de nada? ¿Humor costumbrista más propio del mítico programa Humor Amarillo? Hay muchas escenas sin sentido o totalmente incoherentes...salvo que en Corea del Sur pasen estas cosas todos los días (hablo de polis que pasan de investigar o detener a padres que apalean a sus hijas). Y claro, cuando en el tercio final la cosa mejora algo los dos tercios anteriores te han quitado las ganas de alegrarte por los escasos momentos de arte e inspiración.




Y es que en el tercio final del film se intensifica la relación extraña y perturbadora entre la policia y la niña. En un momento dado la niña quiere dormir junto a la mujer que la ha rescatado y cuidado y le susurra: "No necesito a una madre, no necesito a nadie, sólo la necesito a usted." Así entramos en el lado perturbador del film con la niña cortándose el pelo como la policía o cuando la niña tiene que regresar con su padre (porque han denunciado a la mujer policía por supuestos abusos sexuales a la niña) y la propia niña intenta provocar que su padre la viole para que lo detengan a él y suelten a la mujer. Es en esos momentos cuando la directora del film parece que se siente algo más inspirada en los planos y los actores al menos nos proponen algo menos rutinario. Aunque cuando llega el esperado final (¡Qué torpes los giros que nos quieren hacer creer que no habrá final feliz!) ya es definitivo que no estamos ante un gran film ni mucho menos (ni una directora a tener en cuenta....cualquier mastuerzo español es capaz de hacerlo algo mejor!).



Resumiendo: un film amateur de debut con una historia interesante pero muy mal desarrollada y puesta en escena. Con actores muy mediocres y con ciertos paralelismos en la historia con el film El Hombre Sin Rostro (debut en la dirección de Mel Gibson y donde el prota que intenta ayudar a un niño con problemas también es acusado de abusar del niño en cuestión...). En fin, nada del otro mundo....

 La policía y la niña...una relación extraña y perturbadora....¿o no?


LO MEJOR: Sae-ron, la niña protagonista, que al menos sabe actuar algo mejor que los adultos...

LO PEOR: Entre muchas cosas la cantidad de veces que se usan los términos puta y zorra, uno acaba harto de tanto subrayado machista....y el doblaje castellano, no teniéndolo fácil, es horrible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario