martes, 20 de septiembre de 2016

EL FIN DE LA INOCENCIA (2005): UNA NIÑA SE ENAMORA DE JEREMY RENNER



Una pandilla de chavales de 12 años formado por dos hermanos gemelos (aunque uno tiene una gran mancha roja en la cara que le acompleja y por eso lleva al principio una máscara puesta), un gordo y una niña que acaba de llegar a la pubertad (o sea, su primera menstruación) y se ven enfrentados a una terrible tragedia: en una gamberrada (un incendio provocado en su cabaña del árbol) muere uno de los gemelos (el que no tiene la mancha en la cara) y el gordo pierde el sentido del gusto y el olfato. Así sus vidas cambiarán: el gordo se dedica a hacer dieta y ejercicio para dejar de ser "un gordo ceboso", mientras el gemelo vivo intenta torturar y vengarse de los dos chicos culpables de la muerte de su hermano y los visita al reformatorio...mientras la niña, Malee, se enamora de unos de los pacientes de su madre que es psicóloga (e interpretada por Annabella Sciorra), un hombre ya adulto, ex-bombero con traumas por su trabajo (interpretado por Jeremy Renner) y cuyo cuerpo musculoso fascinará a la niña recién llegada a la pubertad...



Film de 2005 dirigido por Michael Cuesta (que ya visitó los territorios adolescentes en su debut L.I.E. de 2001, sobre un chaval de 15 años que mantiene una relación con un hombre mayor) y que también se encarga de la producción de este film de bajo presupuesto (400.000 dólares) cuyo guión firma Anthony Cipriano, guionista televisivo en lo que era su debut en el cine (y que actualmente es una de los guionistas creadores de la serie Bates Motel), que explora el mundo que surge en la frontera entre la infancia y la adolescencia a varios niveles (emocional, sexual, sentimental), una especie de Vidas Cruzadas en versión preadolescente...aunque de todas las historias destaca la de la niña Malee enamorada perdidamente del personaje de Jeremy Renner que no solo asalta a escondidas su casa para oler su ropa o verle desnudo en la ducha...sino que acabará por limpiar el hogar de su amor, prepararle la cena y desnudarse para que él la desvirgue...


La pandilla de amigos


Tampoco le falta interés a la historia del niño gordo que queire dejar de ser gordo y hasta encierra a su madre, también gorda, en el sótano para convencerla de que haga dieta...o el gemelo de cara manchada que fantasea con asesinar a los verdugos de su hermano...

Pero la historia de Malee es más compleja porque se forma un triángulo entre su amor, paciente de su madre, su madre y ella, y hasta es posible que los tres se ayuden...aunque todavía no saben muy bien cómo.


Annabella Sciorra en el film


La escena donde Malee, desnuda, le pide a su amor que la toque está llena de emoción tierna y  conmovedora...el personaje de Renner entiende que la niña está pasando por un momento doloroso (la ausencia de un padre divorciado) pero no sabe cómo ayudarla...y acaba llamando a la madre de la niña para que la recoja de su casa...


 La escena en que Malee se desnuda y se ofrece a su amor...

Amor, sexo, deseos de venganza, problemas de autoestima...el film toca las grandes tragedias de los niños que empiezan a no ser ya sólo niños y las enfrentan a los adultos, que a veces no las entienden o no quieren enfrentarse a ellas...

Film pequeño, elegante, donde no se nota su bajo presupuesto (tampoco necesitaba alardes de producción) y con un puñado de actores haciendo un trabajo más que digno (atención a viejas estrellas de la tele como Mark Linn-Bake de Primos Lejanos o Tom McGowan de Frasier en papelitos modestos) destacando la jovencísima Zoe Weizanbaum, vista también en Memorias de una Geisha del mismo año que El Fin de la Inocencia, como Malee, la niña enamorada desesperadamente.

Una pequeña joyita del cine para degustadores de emociones adolescentes o preadolescentes...

El gemelo superviviente


LO MEJOR: Zoe Weinzanabum (una pena que su carrera se esfumara hace muchos años ya) y la belleza de Annabella Sciorra (actriz desaprovechada como pocas por la industria del cine)

LO PEOR: Que prefieras ver alguna mierda de la Marvel...

No hay comentarios:

Publicar un comentario