jueves, 2 de marzo de 2017

INSEPARABLES (1988): GINECOLOGÍA ABERRANTE Y SEXO SÓRDIDO


William Hurt no pudo hacer el papel de los gemelos Mantle por conflicto de agendas, Robert De Niro rechazó el papel porque no se sentía cómodo haciendo de ginecólogo (???) y al final nos quedó Jeremy Irons que lo bordó...aunque estaba claro que era un doble papel ideal para William Hurt, cuyas mejores interpretaciones siempre han sido de tipo inquietante y raro...



Y es que pocas pelis de los 80's más inquietantes que esta de Cronenberg (sí, hubo un tiempo en que Cronenberg fue un cineasta original y valiente y no el viejo chocho de los últimos años) donde un par de hermanos gemelos que estudiaron para ginecólogos se pasan el día compartiendo mujeres para follarselas sin que ellas sepan que son compartidas (uno las conquista para que le otro pueda follar, ya que uno es más tímido y débil) e investigar en su clínica de fertilidad femenina...aunque la historia empieza antes, en Toronto 1954 cuando los pequeños gemelos Mantle andan obsesionados con el sexo y la reproducción y hasta invitan a una niña a tener sexo con ellos en la bañera...más tarde en 1968 en Cambridge vemos como son tan brillantes como raros estos gemelos...y finalmente de vuelta a Toronto en 1988 les vemos en su salsa con su clínica y todas las hembras que se pasan el uno al otro como si fuera un porro...hasta que aparece una nueva paciente, una actriz famosa con problemas de fertilidad y de la cual se enamorará Beverly (el tímido y débil de los gemelos) y que será el inicio de la decadencia en la relación de los gemelos que acabará enuna espiral de drogas y hundimiento en la cloaca...



 Beverly y Claire y su idilio lleno de sexo mórbido


Co-escrita, co-producida y dirigida por Cronenberg (que tras el éxito de La Mosca renunció a Hollywood y nos volvió a sorprender con un film menos comercial pero más transgresor...aunque sin llegar a la brillantez de La Mosca, eso sí) en un alarde de valentía y personalidad (luego se pasaría de rosca con la intragable El Almuerzo Desnudo para más tarde volver con Jeremy Irons y firmar la conmovedora y genial M. Butterfly) Inseparables es, viejas obsesiones aparte, un film para hundirse en la miseria. Más allá de la relación dependiente entre gemelos idénticos (tema siempre fascinante) me interesa más la espiral de sexo retorcido y banal, donde el amor es una excusa para perder la propia identidad. En realidad, la historia va de Beverly que quiere alejarse de su hermano para probar la simbiosis con la nueva paciente, Claire, es un intento y fracaso de reivindicarse el gemelo débil contra el fuerte y descubrir que incapaz de amar de una forma controlada se resigna al amor de su hermano cuando ya es demasiado tarde para recuperar el antaño equilibrio y sincronía entre los dos...

También hay apuntes, muy a lo Cronenberg, sobre la Nueva Carne y la filosofía particular de los gemelos, como cuando Elliot declara: "Debería haber premios a la belleza interior: el mejor bazo, los riñones mejor formados..." junto con el sadomasoquismo sexual de ella, Claire, como cuando le dice a Beverly antes de ponerse a follar: "He sido mala y necesito ser castigada, necesito que me castigues...." y reflexiones sobre la maternidad, cuando Claire sabe que nunca podrá ser madre por una rara mutación de su útero dice: "Nunca habré sido una mujer del todo, sólo una niña".



 Los inseperables gemelos Mantle

Así cuando Claire se tiene que ir lejos a un rodaje de 10 semanas dejando a Beverly en pleno idilio entre ellos todo se viene abajo, Beverly creía que con ella podría reemplazar la dependencia con su hermano...pero alejado de ella se hunde más en las drogas y la desesperación paranóica (llegará a creer que ella le es infiel) y vuelve, ya para vivir una espiral de decadencia, con su hermano que tampoco sabe cómo consolarle...y solo puede acompañarle para caer juntos en esa decadencia aberrante.





Sexo, fetichismo y aberración


Amor fracasado, imposibilidad de independencia vital, la vida como largo camino hacia la nada...sin duda Inseparables es un film pesimista, nihilista, abocado al final infeliz y miserable. La vida es un sin sentido pero nos aterra morir y sobre todo morir solos pese a que estamos condenados a ello.

Inseparables es por ello una pequeña joya del cine de los 80's pero demasiado cruda y pesimista como para que interese al gran público. Por desgracia hasta Cronenberg dejó de lado este tipo de cine más radical y auténtico por las bobadas que lleva rodando en los últimos lustros...

LO MEJOR: Jeremy Irons en un doble papel que le hizo un actor mejor y más imprescindible en el panorama internacional y el morbo de una Genevieve Bujold madura.

LO PEOR: Es mucho menos brillante que La Mosca y el truco de ver a Jeremy Irons por duplicado en la pantalla a veces es muy cutre....y que no veamos nada de lo que ocurre entre Elliot y su sesión de sexo con las hermanas gemelas....


Cronenberg en el rodaje...

No hay comentarios:

Publicar un comentario