lunes, 24 de abril de 2017

3 AGUJAS (2005): ABERRACIÓN Y DEPRAVACIÓN HUMANA

 
Producida, escrita y dirigida por Thom Fitzgerlad (cineasta que ha hecho poco ruido) película ambiciosa al querer contar tres historias sobre los estragos del SIDA aún en el nuevo milenio que nos lleva a tres partes del mundo muy distintas: la China rural, Canada y Sudáfrica.



Más de dos horas de metraje para tres historias que se titulan: La Fortaleza de Buda, La Pasíon de Cristo y La Inocencia de los Paganos. En la primera historia asistimos al mercado negro del contrabando de sangre en la China rural más pobre, donde un campesino incluso vende la sangre de su hija de diez años. La falta de control y los pocos escrúpulos hace qur todo un pueblo se infecte con el SIDA al querer los pobres desgraciados vender todos sangre para poder luchar contra su pobreza, detrás de todo hay una mujer embarazada (intepretada por Lucy Liu) y con otro hijo que sobrevive con este contrabando de sangre y que acaba huyendo ante la evidencia de los estragos del SIDA, aparte de que cuando los soldados chinos la pillan con sangre ilegal la obligan a tener sexo con todos ellos para salvarse de la cárcel.

La segunda historia ambientada en Canada habla de un actor porno con SIDA que usa la sangre de su padre para evitar los controles de sangre y poder seguir trabajando en películas porno. Cuando en un análisis se dan cuenta de la trampa lo expulsan del negocio. Aún así su madre (interpretada por la mítica Stockard Channing) hace un trapicheo con un seguro de vida, se infecta con la sangre de su hijo a propósito (!!!!) y acaban madre e hijo ricos y viviendo a todo lujo...mientras varias actrices porno han sido infectadas de SIDA por el hijo.

 Lucy Liu ganándose la vida con sangre de contrabando

 Chloe Sevigny es una monja que vende su cuerpo por ayuda a los enfermos


 Stockard Shanning intentando arreglar las meteduras de pata de su hijo

 

La tercera historia, quizá la más interesantes, nos habla de unas monjas misioneras, sobre todo una novicia joven y guapa (interpretada por Chloë Sevigny) que atienden enfermos en Sudáfrica donde el SIDA es una plaga. Allí encontrarán a una niña pequeña violada por un infectado de SIDA cuyo chamán le dijo que si tenía sexo con una virgen se curaría. Entre otros horrores y sacrificios la novicia joven vende su cuerpo al hombre rico de la zona para conseguir dinero y ayuda para los pobres y enfermos. Una brutal realidad en torno a los horrores del SIDA pero también del a pobreza y la necesidad.

Tres historias narradas por una mujer, una monja ya muerta y sntificada, cuyo interés fílmico están en la eficaz descripción de horrores ya sea por interés humano, falta de escrúpulos y sobre todo pobreza y meseria (fuente de todo tipo de corrupciones y aberraciones humanas). Más de dos horas de metraje para un film que quiere concienciar y servir de prueba del horro humano que es capaz de engendrar la misma raza humana. Un film que a pesar de todo no hizo todo el ruido que debería en su día y que es bueno rescatar ahora como pieza de culto y joyita cinematográfica con un puñado de actrices maravillosas. 



CURIOSIDADES: Muchos de los extras del film son personas que viven en los lugares donde se rodó, casi todas analfabetas e incluso que jamás han visto una película de cine en su vida...

LO MEJOR: Las actrices protagonistas (Chloe Sevigny, Sandra Oh, Lucy Liu, Stockard Channing), el certero tono del drama humano y el no tener miedo a mostrar (pero sin pasarse) degeneraciones y aberraciones sexuales.

LO PEOR: Quizá por pudor el film no se muestra tan radical como debería y merece los temas tratados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario