jueves, 27 de abril de 2017

CAUSA JUSTA (1995): SCARLETT JOHANSSON EN MANOS DE UN PEDERASTA

 


Un profesor de derecho y abogado retirado (Sean Connery) recibe de una anciana una carta de un hombre en el corredor del a muerte que espera ser ejecutado tras ser condenado por violar y asesinar a una niña. El hombre dice que es inocente y que fue injustamente acusado y condenado. Aunque el abogado retirado duda en volver de nuevo a un tribunal apoyado por su mujer (Kate Capshaw) decide encargarse del caso de apelación. Claro que se encontrará con la resistencia del policía que encerró al hombre (un Laurence Fishburne lejos de sus papeles de oraculo imperterrito) y la ayuda de un mega-psicópata delirante y brutal (interpretado por un Ed Harris sobreactuando a saco). Pero ¿qué encontrará el profesor de derecho en este oscuro y complejo caso donde violaron y asesinaron brutalmente a una niña de 11 años?...



Escrita por Jeb Stuart (basada en la novela de John Kazetnbach) y dirigida y producida por Arne Glimcher (más conocido por producir pelis como Gorilas en la Niebla o Peligrosamente Juntos) se trata de uno de esos vehículos de lucimiento de Sean Connery (aquí productor ejecutivo) que solía escoger en los últimos lustros de su carrera (hoy ya jubilado) tras coronarse como mito viviente y actor de carácter por films de éxito como El Nombre de la Rosa o Los Intocables de Elliot Ness en los años 80's






Causa Justa es una entretenida y trepidante película de intriga. Con algo de juicios (muy poco en realidad). Sin duda hecha al calor del éxito de El Silencio de los Corderos (ese Ed Harris en plan Lecter pero más delirante y menos inteligente) y que riza el rizo en esto de querer sorprender al espectador cada cinco minutos (chúpate esa Shyamalan). Sean Connery hace lo mejor que sabe hacer: de madurito sapiencial y el resto del reparto lo hace muy dignamente a pesar de que hay momentos difíciles de creer. Es cine ultracomercial, palomitero, de ver y olvidar. Nada que ver con obras maestras como el Seven de Fincher (aunque tenga mucho que ver con ella por lo truculento y los giros sorpresa) porque aquí es simplemente cine superficial para pasar el rato aunque mucho más digno que otros productos de la época.



 La pobre Scarlett Johansson en el film

Además tiene el aliciente de ver a Scarlett Johansson como hija de Sean Connery en los inicios de su carrera (con tan solo 11 añitos) aunque, claro, su interpretación aún no nos diga nada de lo que vendría después...

Cine popular para ser éxito de taquilla nada más y nada menos.

Sean Connery con Kate Capshaw en el film



CURIOSIDADES: Sean Connery rechazó el papel del rey Eduardo I en "Braveheart" para rodar Causa Justa (aún debe estar arrepintiéndose de tal decisión porque esta peli fue un fracaso total).

LO MEJOR: El duelo de actores entre Sean Connery y los demás (Ed Harris, Laurence Fishburne) y lo guapa que está Kate Kapshaw.

LO PEOR: Es cine comercial de entretenimiento...no esperes mucha profundidad en la historia. Y algunos giros de guión son...poco creíbles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario