lunes, 17 de abril de 2017

SUPERNOVA, EL FIN DEL UNIVERSO (2000): SEXO INTERDIMENSIONAL Y NAVES ESPACIALES


Había un guión de ciencia ficción escrito por dos colegas William Malone (cineasta mediocre donde los haya, director de películas tan malas como House On Haunted Hill y Miedo.com) y Daniel Chuba especialista en efectos especiales que un día decidió coger un lápiz y escribir....parece ser que pese al desastre de guión la idea argumental era interesante y de ahí que el estudio, MGM, contratara a otro guionista para arreglar la cosa...claro que fichar al más mediocre aún David C. Wilson (¿no os suena? Normal....) no sé si era la mejor idea. Pero así nació Supernova (2000) film de ciencia ficción de 90 millones de presupuesto, ambicioso, dirigido por un mito como Walter Hill (uno de los responsables de la saga Alien) pero que acabó en desastre total por lo que siempre pasa: desacuerdos entre director y estudio de Hollywood...



Pero bueno, en abril de 1998 empezó el rodaje del film...sin problemas. Se terminó el rodaje, a finales de ese año, y mientras Walter Hill, director del film, montaba la película empezaron los problemas porque el estudio pensó que Hill pedía demasiados efectos especiales en post-producción y el presupuesto se disparaba. Según la versión de Hill el estudio hizo unos test con audiencia con el film sin terminar y fueron un desastre. Al no ponerse de acuerdo sobre asuntos como el montaje y los FX necesarios MGM, el estudio, decidió prescindir de Hill y empezó la locura: contrataron a Jack Sholder (Pesadilla en Elm Street 2, Solos en la Oscuridad) para intentar salvar la película y el bueno de Sholder se puso a rodar de nuevo más escenas y remontar lo editado. Cuando volvieron a hacer test de audiencia la "versión de Jack Sholder" tuvo mejor acogida pero no mucha y el estudio negoció de nuevo con Walter Hill, pero este pedía 5 millones más de dólares y más tiempo para rodar nuevas escenas...el estudio se negó y ahí acabó la relación de Walter Hill con el film. De hecho en abril de 1999 se vio envuelto en el asunto el mismísimo Francis Ford Coppolla, ligado entonces a MGM, que gastó un millón de dólares en un nuevo remontaje del film. Pero los test de audiencia de la versión Coppola también fueron un desastre....

La guapísima Robin Tunney en el rodaje con una de sus muchas escenas de desnudo


A estas alturas es difícil saber qué versión del film es la que finalmente tenemos entre manos. Ya que al menos tres directores metieron mano en el rodaje y el montaje (aparte del estudio), se rodaron hasta cuatro finales para la película y se estrenó dos años después de lo previsto. Walter Hill (el que más ha hablado del film desde entonces) asegura que su versión del film era más oscura y siniestra y que la que finalmente estrenó el estudio era la versión "sexy" que querían en Hollywood.

Pero a todo esto: ¿de qué va el film? Pues estamos en el año 2101 y una nave de rescate médico acude a la señal de socorro cerca de un cometa (¿os suena?) aún más cercano a una estrella a punto de colpsar y convertirse en supernova (y destruir y absorver todo lo que tiene a su alrededor) y por supuesto lo que se encontrrán allí no es nada de lo previsto....porque aparte de lo peligroso que será salir de allí sanos y salvos, además, se encuentran con un superviviente que les trae, sin avisar, un extraño artefacto alienígena capaz de destruir nuestro universo para crear otro nuevo!





A pesar de todo, siempre fue un film que me gustó. No solo tenemos una aventura de naves espaciales, rescates suicidas, misterios alienígenas y perversiones varias (hay bastante sexo en la nave espacial) sino a una mezcla de actores interesantes (James Spader en plan cachas, Angela Bassett enseñando las tetas, al igual que la actriz de culto Robin Tunney y actores hoy muy olvidados como Lou Diamond Phillips y Peter Facinelli) y un puñado de ideas realmente fascinantes: desde el extraño artefacto alienígena hasta el final sorpresa con la sesión de sexo interdimensional más cachondo de la historia del cine! Si te gustaron películas como Horizonte Final (1997) o Esfera (1998) te gustará esta también. Mucho se ha debatido sobre la cantidad de escenas eliminadas del montaje final (el film solo dura 85 minutos escasos) de las cuales muchas ni se han visto en las posteriores ediciones en DVD y Blu-ray. Y de si el film tiene sentido o no tal como está montado. Eso depende. A día de hoy la película es una entretenida golosina, muy para fans de la ciencia ficción interestelar, un film de culto sin duda y la ocasión para disfrutar de una actriz tan bella como Robin Tunney (una de las protas de la mítica Jóvenes y Brujas, la película que junto con Scream puso de moda de nuevo, en los 90, el cine de terror juvenil) que además sale desnuda cada dos por tres.




 James Spader, Angela Bassett y Robin Tunney enseñando sus bellos cuerpos en el film: la versión sexy del espacio que quería el estudio según Walter Hill

Sexo, tetas, malos malísimos, robots delirantes, el pseudocameo de Robert Forster, James Spader presumiendo de músculos (ahroa que está tan gordo el cabrón), un artefacto que puede acabar con el Universo, naves espaciales averiadas, trajes espaciales, hostias....vamos, no le falta de nada a la película. Cosas peores han triunfado en el cine (como todas las mierdas como churros que nos endosa la puta Marvel a día de hoy!). Pero sí, tengo curiosidad por saber cómo hubiera sido la versión más "oscura y grotesca" de Walter Hill...pero tal cómo quedó esta Supernova creo que es un puro milagro que llegase así a nuestros ojos....





Por supuesto el film además de arrastrar ya mala fama y leyenda negra en cuanto a su creación acabó en rotundo fracaso en taquilla (recaudó menos de 15 millones en todo el mundo y había costado 90!) y en España la vimos de sorpresa apareciendo un buen día por los videoclubs de la época (sí, entonces había videoclubs!). Pero ahora se puede reivindicar sin problemas.

CURIOSIDAD: Walter Hill no quería aparecer en los créditos de ahí que el director que aparece en el film lleve el nombre de Thomas Lee (que no existe, claro). También existen dos versiones oficiales: la calificada R (con los desnudos de Robin Tunney) y la PG-13, estrenada en cines en USA  (sin los desnudos), la que llegó a España es la de desnudos, claro.

LO MEJOR: El argumento, los abundantes desnudos de Robin Tunney y el final sorpresa. Y el ritmo, jamás se te hace pesada.

LO PEOR: Peter Facinelli haciendo de malo es muy soso y es un film lleno de metrosexuales (empezaba la moda!). Dicen que algunas secuencias se nota que están muy recortadas. Pero no da problemas. Ah, y el cutre-delirante robot humanoide!


LA PRECIOSA ROBIN TUNNEY, UNA BUENA RAZÓN PARA DISFRUTAR DEL FILM:




No hay comentarios:

Publicar un comentario