martes, 16 de mayo de 2017

MIRANDA (2002): CHRISTINA RICCI DELICIOSAMENTE FETICHISTA


Marc Munden (que fuera ayudante de dirección de directores británicos como Mike Leigh, Terence Davis y el mítico Derek Jarman) debutó en el largometraje (tras acumular mucha experiencia como director de documentales y series para la televisión británica) con Miranda, film escrito por el desconocido Rob Young y donde un bibliotecario algo idiota se enamora totalmente de una chica fatal (Christina Ricci) con pasado turbio, negocios oscuros y acosada por un delirante Kyle MacLachlan que aquí no para de autopariodarse (ya sabéis, reirse de su fama de actor oscuro y fetiche de Lynch....)



Totalmente ignorada en su día hoy día este film es un objeto de culto para fans fetichistas de la Ricci, ya que el film (irregular y finalmente mediocre) es más un vehículo de lucimiento para ver y degustar a una Christina Ricci en su papel de seductora y mujer fatal que encandila a los hombres y los maneja a su antojo...Sí, por ahí está, además, el veterano John Hurt, pero eso no hace al film mejor.

Esos créditos iniciales hechos a base de dibujos pixelados al estilo de los videojuegos de los años 80's ya da una pista de lo que nos espera. Estética retro y vintage (aunque la historia transcurre en el presente británico), aires indies, cigarrillos, carteles de restaurantes chinos, kimonos, los peinados de la Ricci...todo parece diseñado para hacer gozar de placer a los gafapasta y modernillos del momento. Canciones con ruido de fondo de vinilo, una versión inglesa del clásico francés Ne Me Quitte Pas, y un montón de planos de los pies desnudos de la Ricci que además el prota del film no duda en lamer y morder en cierta escena de exquisita perversión fetichista...además la Ricci soltando algunas frases míticas, como esa de: "Si no te llamo sabrás que soy yo".




En fin, una golosina para fans de la Ricci y una tontería muy grande para el resto. Si te gusta la Ricci disfrutarás de ella. Si te gusta el fetichismo y los pies de la Ricci alcanzarás la gloria y el orgasmo...solo por eso es un objeto de culto para fans de la Ricci y de las perversidades cinéfilas....por supuesto el director del film poco más ha hecho en el cine de gran formato...



LO MEJOR: La Ricci y los delicados pies de la Ricci a los que le director dedica numerosos planos (atención a la escena en que Kyle MacLachlan le quita un anillo de un dedo del pie a la Ricci y se lo come!)

LO PEOR: Todo lo demás es mediocre o poco interesante, empezando por un director que no sabe ni lo que quiere y acabando por esa estética indie-vintage estúpida....

No hay comentarios:

Publicar un comentario