jueves, 8 de junio de 2017

MANHATTAN (1979): CUANDO WOODY ALLEN ERA FRESCO Y MODERNO


¿La obra maestra de la carrera de Woody Allen? Vista ahora mismo se trata de un film nostálgico, algo teatral (mucho diálogo con actores en planos cortos) y con buenos momentos de humor. La escena inicial es ya uno de los mejores inicios posibles de la historia del cine moderno (ese Woody Allen en voz en off intentando comenzar de la mejor manera posible y rectificando una y otra vez sus palabras....) y el final vuelve a ser tan romántico y sentimental como ese inicio....entre medias las hoy típicas pajas mentales de Woody Allen y sus personajes...





Algunos de los diálogos no tienen desperdicio (dejo unos ejemplos):

"Estoy chapado a la antigua, creo que las personas deben aparearse para siempre como las palomas o los católicos"

-Cuando por fin tuve un orgasmo el médico me dijo que no era el adecuado
-¿Tuviste uno no adecuado? Yo nunca he tenido uno así. El peor que tuve fue uno que me costó dinero.

"Yo si no duermo 16 horas seguidas luego no sirvo para nada..."

Divorciado con un hijo y una ex-mujer lesbiana que a sus 42 años anda liado con una de 17 años y es guionista de televisión. Ese es el protagonista encarnado por Woody Allen, el ya conocido neurótico, misántropo, angustiado, indeciso y delirante personaje que por entonces resultaba fresco y divertido (con los años ha degenerado mucho el cine de Woody Allen y su presunto humor e ideas argumentales)




Taquillazo estrenado después de los Oscars por Annie Hall. Woody quería a Jodie Foster para el papel de menor de edad que acabó haciendo Mariel Hemingway (una elección que se me antoja perfecta y maravillosa...qué pena que no fructificara). Y como anécdota del rodaje Meryl Streep rodó sus escenas en los descansos de su rodaje para Kramer Contra Kramer.

Film romántico al estilo Allen con esa escena final que lo resume todo: cuando el personaje de Allen habla con la chica joven (Hemingway) que ha abandonado y quiere regresar con ella:

-Me hiciste mucho daño
-No fue a propósito. Todo fue por mi estúpida manera de ver las cosas... -contesta Woody Allen.

Un clásico atípico del cine moderno americano.




LO MEJOR: La conmovedora escena de Mariel Hemingway llorando. Las secuencias inicial y final y esa manera fresca (en su día) de hacer cine de Woody Allen.

LO PEOR: Que Jodie Foster no hiciera el papel de Mariel Hemingway.


No hay comentarios:

Publicar un comentario