lunes, 18 de septiembre de 2017

ALIEN COVENANT (2017): RIDLEY SCOTT SIGUE RECICLANDO LA BASURA

 
A estas alturas a Ridley Scott algunos solo le reconocemos Alien y Blade Runner como sus obras maestras y quizá sus únicos films realmente interesantes. Algunos le conceden también especial renombre a films suyos como Gladiator (un remake digital de Espartaco) o Black Hawk Derribado (estética y ambientalmente brillante, pero sin sustancia). Pero sin duda la etapa más aburrida de Scott (una vez su hermano ha estirado la pata) es verlo revolcarse por el fango de la saga Alien. El mismo que se reía de las secuelas de Alien ahora nos endosa refritos en forma de precuelas....¿era necesario?



Si Prometheus era un ejercicio pretencioso pero honesto (Scott siempre dijo que quería saber de dónde salía el "Jinete del Espacio" del primer Alien) en Alien Covenant ya pierde los papeles definitivamente. Prometheus era aburrida, Covenant es además un despropósito. Con un prólogo de cinco minutos donde parece remakear al Kubrick de 2001 y reciclando la banda sonora de Jerry Goldsmith (además de los títulos de crédito) la película se inicia ya con esa aberrante mezcla de pretenciosidad del actual Ridley Scott con el reciclaje de su primer film de éxito. Pero la cosa no acaba ahí, ya que aunque se supone que Scott hizo el argumento para que los guionistas de turno lo desarrollasen alguien tuvo una sobredosis de drogas y firmó este desproposito, este desastre de ideas.

La guapa Katherine Waterston pese al corte de pelo...


Dejemos a un lado los paralelismos con el reciente film Passengers (el protagonizado por Jennifer Lawrence y Chris Pratt) con esas ideas de las parejitas, la nave con pasajeros hibernados que tiene un brutal accidente y demás. Cuando volvemos a asistir al momento en que un puñado de idiotas deciden acudir a la señal que emiten desde un planeta desconocido y aterrizan en él pese a las malas condiciones climáticas y ni siquiera se ponen un traje o casco de seguridad (????) sino que a cara descubierta se meten en un planeta sin las más mínimas precauciones de seguridad!!! ¿Pero que clase de astronautas son estos? Pero las preguntas sin respuestas son muchas: ¿Por qué Walter el robot lleva capucha en gran parte del film? ¿Por qué Walter el robot se toma una copa de whisky con los demás? ¿Por qué David, el otro robot, aparece con capucha y capa al más puro estilo Obi-Wan Kenobi? ¿Por qué cuando enferman no preparan la cuarentena? ¿Por qué la guapa Katherine Waterston lleva ese corte de pelo tan horrible?

Los protagonistas en el planeta desconocido que más que explorar parece que van de excursión o acampada sin máscaras ni trajes de seguridad...


Es verdad que la calidad técnica del film brilla a gran altura (algo normal en 2017 y en Ridley Scott) pero aún se hace un poco estúpido ver el irreal vaho digital saliendo de las bocas de los protas. Tampoco ayuda la indecisión de Ridley Scott que nunca se decide a si esto es una secuela de Prometheus o una secuela de Alien, según la escena parezce que estuviéramos en uno u otro film lo que deja a Covenant sin personalidad. En realidad parece que Alien Covenant estuviera hecho para lucirse un Michael Fassbender cada día más a gusto con su cara de palo a lo Chuck Norris.

El argumento al final de las dos horas de metraje casi ni importa ni lo recordamos ¿De qué iba la película? ¿No es todo un constante recuerdo a momentos de Prometheus y Alien? Incluso los audiocomentarios de Ridley Scott para el DVD son aburridos (algo raro en él que cuida tanto los extras de lso formatos domésticos) y muchas veces no sabe qué decir o suelta alguna patochada del tipo: "Tennessee con su sombrero de cowboy es un homenaje a Teléfono Rojo de Kubrick..." Pues que bien.




Es una pena que tantos recursos humanos y económicos se resuelvan en un film que pierde el rumbo muy pronto (ya digo que meterse en un planeta desconocido sin trajes espaciales ni máscaras de oxígeno suena a suicidio) y ya no hay manera de recuperarlo. Que haya recaudado la mitad que Prometheus y que se le considere un fracaso y peligre su proyectada secuela (para cerrar una puñetera trilogía) no es importante (en esto de la taquilla nadie entiende cómo funciona la cosa). Prometheus era aburrida y fue un éxito, esta es una gilipollez y ganando dinero se la considera un fracaso. Pero lo importante es que es una tomadura de pelo a nuestra inteligencia y que Ridley Scott (que está ya muy viejo) debería dejar los guiones y argumentos en manos de otros y dedicarse a lo único que sabe hacer: poner imágenes bonitas en pantalla.


Una pena que una actriz tan guapa y talentosa esté desaprovechada aquí.

 


LO MEJOR: La brillantez técnica y Katherine Waterston (aunque esté muy desaprovechada)

LO PEOR: El guión idiota y ese Michael Fassbender por partida doble (encima) con cara de palo.



3 comentarios:

  1. Uau, qué clase de comentarios delicados, más que crítica parece que le doliera el culo a este tipo por decir pelotudeces, "El guión idiota y ese Fassbender... con cara de palo" WTF, sean serios, como es que casi 150.000 han clickeado tanta mierda.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué la guapa Katherine Waterston ni siquiera es guapa...?

    ResponderEliminar