lunes, 4 de septiembre de 2017

GRACE IS GONE (2007): UN POCO DE FELICIDAD ANTES DE AFRONTAR LA REALIDAD


Escrita y dirigida por James C. Strouse (que debutaba aquí como director y que luego escribiria un segmento del film colectivo New York, I Love You) producida por el propio John Cusack (que la protagoniza en uno de sus papeles menos habituales) lo que nos cuenta el film es cómo se enfrenta el padre de dos niñas (Heidi de 12 años y Dawn de 8) a la muerte de su esposa y madre que está combatiendo en Irak. La sargento Grace Ann Phillips muere en combate y cuando el padre se entera no puede decírselo a sus hijas y se las lleva de viaje a los "Jardines Encantados", atracción infantil de Florida. Por el camino intentará averiguar cómo decírselo a las niñas. Pero necesitan, cree, un último momento de felicidad antes de enfrentarse con la realidad...




Film indie, de bajo presupuesto pero con nombres ilustres implicados en la creación (Banda Sonora de Clint Eastwood, arreglada por su hijo Kyle, cameos de Marisa Tomei y Mary Kay Place) y con John Cusack alejado de sus típicos papeles en el cine. La clásica película que apoyan siempre los hermanos Weinstein por si puede reportarles algún Oscar. Pero el film está alejado de todo, incluso de los premios. Sencillez, naturalidad, cero por ciento de artificio. Elegante en su sencillez donde todo recae en el triángulo creado entre el padre y las niñas. Una niña pequeña que solo piensa en jugar, la otra mayor que se preocupa y empieza a cuestionarse todo. La aleación perfecta de historia agridulce (momentos felices y otros más tristes o melancólicos) con escenas como la del padre con las niñas dentro de una casa de juguete en una tienda de juguetes o el padre fumando con su hija mayor y simulando un ataque de tos para que ella parenda la lección de que no debe fumar que dan una humanidad tremenda a un film que, como la vida, no podrá ser como esperábamos, nunca.






También el momento en que suena la preciosa canción Lullabye For Wyatt de Sheryl Crow es pura poesía. Y al final tenemos una canción cantada por Jamie Cullum titulada como el film, Grace Is Gone, con letra de Carole Bayer Sager y música de Clint Eastwood. Una rareza de film reivindicable que puede hacer pensar y sobre todo sentir...

LA CURIOSIDAD: Rob Reiner iba a dirigir el film, pero abandonó la pre-producción y tuvo que ser el guionista del film James Strouse quien se encargara de la dirección. En España la película se editó directamente en DVD muchos años después con el título de La Vida Sin Grace.

LO MEJOR: La jovencísima Shélan O'Keefe que con tan solo doce añitos carga con gran parte del film a sus espaldas y con toda naturalidad (y que jamás hizo cine antes ni después de este film).

LO PEOR: Que solo te gusten las mierdas de la Marvel.


Shélan O'Keefe con Clint Eastwood y John Cusack en el estreno del film.

No hay comentarios:

Publicar un comentario