miércoles, 20 de septiembre de 2017

LUCY (2014): OJALÁ LUC BESSON USARA, AL MENOS, EL 10% DE SU CEREBRO


Lucy podría ser parte de una trilogía de chicas de armas tomar rodadas por Besson: después de Nikita (1990) y Leon (1994) tocaba Lucy (2014) y de hecho tiene muchas similitudes con esos films, sobre todo la irregularidad.




Claro que aquí contaba con dos estrellas USA como Scarlett Johansson y Morgan Freeman además de la última tecnología punta en efectos digitales y eso hace brillar mucho el resultado, porque sin efectos digitales Lucy no tiene razón de ser (aunque podría haber sido un film indie con argumento filosófico ¿no?). Aquí, pese a las potentes e interesantes reflexiones filosóficas que no suelen abundar en le cine comercial y menos en el de acción, lo que prma es la acción, el espectáculo visual y los efectos digitales. Claro que Luc Besson siempre ha aspirado a ser una gran director, un clásico moderno así que le mete metafísica trascendental al argumento y tenemos (o creemos tener) algo más que otra película de chica guapa pegando tiros. Si en Leon lo importante era el transfondo romántico aquí es el fondo del sentido de la vida y el destino del ser humano, casi nada para un film de 85 minutos escasos llenos de mafiosos orientales y secuencias de tiros, violencia y persecuciones en coche...





"A los humanos nos importa más tener que ser" suelta Morgan Freeman con su voz de documental en un momento dado. En otro momento es Scarlett Johansson la que nos suelta un monólogo potente: "De hecho, no existen los números ni las letras. Hemos codificado nuestra existencia para reducirla al tamaño humano y hacerla comprensible. Hemos creado una escala que nos permite olvidar su tamaño inabarcable." Pues sí, entre atractivas teorías filosóficas y reflexiones de minuto y medio hay acción mucha acción y ritmo trepidante porque aquí la cosa va de una chica guapa (la Johansson) que es lo bastante tonta para tener un novio más tonto que ella pero que le convenza de entregar un maletín, en realidad la obliga, y ahí se mete en un lío de mafiosos orientales, que la hacen llevar nuevas drogas en su tripa (tras operación cutre) y que obedezca por las buenas o por las malas...solo que esta vez la droga es exprimental, se cuela en el torrent sanguineo de la Johansson y empieza a usar el cerebro más allá de lo habitual...siguiendo la teoría de que el ser humano solo usamos el 10% de nuestra capacidad cerebral el personaje de la Johansson, Lucy, va (gracias a la droga) aumentando ese porcentaje hasta llegar al 100%....y cuando llegue morirá y solo tiene 24 horas para hacer algo útil con eso y con su vida...





Estéticamente el film es llamativo y atractivo, muy bonito, aunque el montaje en paralelo ofreciendo imágenes de documental sobre la fauna salvaje y el ser humano, es un poco ridículo y simplista ¿no? La irregularidad del film se desmuestra en que tenemos una secuencia muy espectacular con la Johansson cruzando París en coche a toda velocidad (realmente impactante) para luego preguntarnos por qué la banda de mafiosos orientales hacen un ataque absurdo, idiota y suicida para coger a la Johansson. Siempre ha sido así: los guiones de Luc Besson están llenos de agujeros y tonterías varias que afean la bonita idea inicial.

Y es que el personaje de la Johansson es incluso capz de viajar atrás en el tiempo hasta el principio de la humnidad y el Universo! Lo cual es ofrecer bastante para lo que es un film comercial de menos de hora y media que arrasó en taquilla en su momento (algunos críticos idiotas se siguen preguntando por qué razón fue un éxito este film). En definitiva, Lucy es un film entretenido (muy entretenido) de bonita factura visual, estética y técnica, con una protagonista guapísima y lleno de acción y violencia (además de algunas reflexiones interesantes) ¿Explica eso su éxito para algunos inesperado? Pues supongo que sí. Pero también es verdad que el film está lleno de momentos ridículos, agujeros de guión e incohenrencias. O sea, que no es una obra maestra del cine de acción, pero es una bonita golosina para pasar un rato la mar de entretenido.






LO MEJOR: La espectacularidad visual del film, lo guapa que sale Scarlett Johansson y cierta ambición en las ideas filosóficas que propone el film.

LO PEOR: Lo habitual en Luc Besson: un guión irregular, momentos ridículos, incoherencias, sentido del humor de dudosa gracia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario