martes, 5 de septiembre de 2017

TOMORROWLAND (2015): LA OBRA MAESTRA QUE DEMOSTRÓ QUE EL PÚBLICO QUE VA AL CINE ES MAYORITARIAMENTE IDIOTA


Brad Bird rechazó dirigir Star Wars: El Despertar de la Fuerza para hacer Tomorrowland. Con eso está dicho todo: Brad Bird prefería trabajar (porque le ilusionaba más) en algo original que en un refrito de Star Wars. Escrita por Brad Bird y Damon Lindelof (también responsables del argumento junto con Jeff Jensen) y producida por ellos mismos y Jeffrey Chernov, Tomorrowland iba a ser (inspirada levemente en el parque temático de Disneyland, como lo fue Piratas del Caribe) el posible inicio de una nueva franquicia para Disney, pero apostando por el riesgo de una historia nueva, nada conocida, original, que hacía pensar, criticaba el mundo moderno y nos adentraba en un mundo de ciencia-ficción fantástica recuperando eso que había perdido el cine hacía tiempo: el sense of wonder, o sea el sentido de la maravilla.



No voy a contar el argumento, no es posible con un film así. En su momento Disney y los responsables del film guardaron un gran silencio en torno a sobre qué iría el film. Leí algunas entrevistas de Brad Bird y George Clooney antes del estreno del film y no decían gran cosa. Fui al cine sin saber demasiado y con solo un par de fotos vistas en revistas. Y por supuesto la sorpresa y el placer en la sala de cine fue gigantesco...pensé, entonces, que no había disfrutado tanto de un film desde E.T. El Extraterrestre, aunque lo pensaba desde le punto de vista del niño maravillado por el cine. A mis cuarenta años me sentí como cuando vi E.T. pero es cierto que la última vez que me emocioné de verdad y de esa manera en un cine fue con el Braveheart de Mel Gibson (que visioné, en su momento, cinco veces consecutivas en salas de cine!)




Tomorrowland cuenta con un prólogo de 15 minutos fantástico, lleno de humor, aventura, fantasía y cine espectáculo del bueno. Por una vez los efectos digitales servían para algo y estaban justificados. A partir de ahí las dos horas largas de metraje del film son un largo flashback contando la historia, la aventura de Casey Newton (una adolescente optimista), Frank Walker (el adulto que ha perdido la esperanza) y Athena, la misteriosa niña robot que ayudará a ambos a superar una aventura más allá del tiempo y el espacio!

"Es difícil tener ideas y es fácil rendirse" dicen en un momento dado de la película, resumiendo mucho la filosofía de la aventura que critica el mundo contemporáneo y apuesta por un futuro mejor...si todos levantáramos el culo de nuestros entretenimientos tecnológicos e hiciéramos algo por el mundo y los demás.

Por dar unas pinceladas sobre el film decir que escenas como la de la juguetería de coleccionista llena de referentes de la ciencia ficción y la fantasía cinéfila (Star Wars, El Planeta de los Simios, Indiana Jones, Planeta Prohibido, Ultimatum a la Tierra) son una gozada para el mitómano empedernido (si hasta se usa en una pelea un Han Solo congelado en carbonita de tamaño natural!) y Athena, esa niña de 12 años que en realidad es un robot es la versión infantil de un Terminator: nada la puede detener y cuando hace falta destruye todo lo que se le pone por delante!

Además, otro ingrediente de este film que recupera la magia de las mejores producciones del Lucas y Spielberg de los buenos tiempos, es esa banda sonora firmada por Michael Giacchino y que podría haber firmado perfectamente el mismísmo John Williams...por fin una película del siglo XXI recupera la majestuosidad y magia de una buena banda sonora!

Uno de los aciertos es el casting del trío protagonista: Britt Robertson como la adolescente Casey Newton, George Clooney como el viejo Robert Walker y sobre todo es descubrimiento de Raffey Cassidy como la niña robot Athena no podía tener más química y más acierto en este film. Los tres están magníficos, destacando las dos chicas: Britt derrochando encanto, humor y carisma; Raffey demostrando que a sus 12 añitos era un portento de la interpretación y es que hacer una versión infantil de Terminator no está al alcance de cualquier niña ni mucho menos.





Robots asesinos sonrientes, sorpresas, viajes de teletransportación, acción trepidante, efectos digitales alucinantes, peleas de robots gigantes y humor, como ejemplo esta conversación entre el personaje de George Clooney y Britt Robertson:

-Está bien ¿quieres ir? Te llevaré. ¿Por qué no? Es mejor que esperar aqui a que me cacen, me maten, etcétera, etcétera...-Refunfuña George Clooney.
-¿Etcétera? ¿Qué es el etcétera?-Pregunta Britt Robertson.

Una aventura como Tomorrowland tiene su encanto en lo formal pero también en el fondo: el guión es inteligente y profundo y se le perdona cualquier agujero (sobre todo porque es cine fantástico que no tiene que cuadrar matemáticamente con todo!) y el toque vintage de algunos momentos (esa protagonista que viste como si saliera de una película de Spielberg de los años 80, el prólogo en los años 60, los inventos de Fran Walker) es delicioso. Además, para más novedades que George Clooney interprete a un sesentón enamorado de una niña robot no deja de tener morbo y polémica. A Tomorrowland no le falta ni los toques más escandalosos!

A pesar de todo el film fue un fracaso en taquilla (recaudó apenas lo que costó, algo más de 200 millones de dólares a nivel mundial) y en poco tiempo el público y la crítica se olvidó del film (con el bombo que le había dado Disney, claro). Que fracasara un film arriesgado e inteligente como Tomorrowland y triunfaran bodrios infumables como Jurassic World, la última de Mad Max, el refrito de Star Wars: El Despertar de la Fuerza y las pelis de la Marvel (Star Wars y la Marvel pertenecían ya a la Disney) hizo que los ejecutivos de Hollywood y sobre todo la Disney tuvieran claro que había que apostar por ideas viejas y poco originales porque eso es lo que quería el público borrego del cine actual. La gente quiere ver más pelis de Los Vengadores, de Star Wars, de Jurassic Park y de Mad Max...no quieren cosas nuevas y frescas ni que les hagan pensar. Quieren más de lo mismo, los muy hijos de puta!

Variety, por ejemplo, investigó por qué al público no le había gustado el film y tras una encuesta a la salida de las salas de cine llegó a la conclusión que la mayoría de la gente pensaba esto de Tomorrowland: "Demasiado adulta para los niños, demasiado infantil para los adultos." Lo cual es una tontería muy grande. En ese verano de 2015 muchos padres prefierieron ir a ver la peli de animación de turno antes que ir a ver esta maravilla del cine fantástico. Esa es una de las razones lógicas del fracaso. Los padres también apuestan sobre seguro! No quieren novedades sino más pelis de animación idiota con los mismos chistes de siempre. Y a ser posible inofensivas.






En fin, Tomorrowland con el tiempo (y si hay justicia cinéfila en este mundo) acabará como film de culto reivindicado por la críticas (como suele pasar, ejemplos hay muchos, incluso dentro de la Disney como en el caso Tron), pero yo la reivindico desde el primer día y ahora me doy el gusto de esta reseña que es más una invitación a los cinéfilos para que le den una oportunidad al film y descubran la magia que encierran y lo injusto (y dramático) de su fracaso en taquilla. El fracaso de Tomorrowland quizá ha sentenciado el cine de gran presupuesto y sobre todo el cine fantástico. Y eso es una puta desgracia para los que creemos siempre en la magia del cine, aunque cada vez escasee más en este siglo...



 Hugh Laurie como el villano del film: otro acierto de casting


LA CURIOSIDAD: Shailene Woodley rechazó el papel principal, también Emilia Clarke (pero esta por conflictos de agenda con la serie Juego de Tronos) y al final encontraron a Britt Robertson y yo ya no imagino que ninguna actriz lo pudiera hacer mejor!

LO MEJOR: Aparte de la historia y el guión y el diseño, montaje, banda sonora y demás (el film es una obra maestra visual) el encanto y carisma del trío protagonista destacando la gracia de Britt Robertson (La Cupula, El Viaje Más Largo, Girlboss) y el descubrimiento de un jovencísimo talento como es el de Raffey Cassidy cuya carrera va poco a poco demostrando que será una actriz brutal para el futuro...

LO PEOR: El final (más bien el epílogo) puede ser un poco ñoño...

La simpatía y encanto de Britt Robertson en una rueda de prensa en le estreno del film

No hay comentarios:

Publicar un comentario