viernes, 22 de diciembre de 2017

LILYA FOREVER (2002): EL INFIERNO DE LA PROSTITUCIÓN DE MENORES


Lilya es una chica de 16 años que vive en la penosa Estonia pero está feliz porque se va a ir de viaje con su madre y el nuevo novio de esta a USA y empezar una nueva vida...pero resulta que los planes cambian a última hora y su madre la deja abandonada como un perro mientras se marcha con el novio...Lilya quedará al cuidado de su tía que la lleva a un piso cochambroso y en ruinas y no tarda en quedarse sin dinero y sin luz mientras su tia se desentiende de ella y hasta le insinua que salga a la calle a "buscarse la vida". Lilya deja el colegio y se queda sin amigos cuando su mejor amiga va diciendo por ahí que es una prostituta...con todo en contra Lilya tiene que sobrevivir en la miseria y conocerá a un chico dos años menor cuyo padre ha echado a la calle y al que ayudará y que se convertirá en su único amigo...ante la falta de dinero y futuro Lilya acabará yendo a la discoteca donde solía divertirse buscando hombres para prostituirse y poder comprar comida...en un momento dado conocerá a un joven, Andrej, que la ayuda y la trata bien y con el que empieza a salir en plan novios...Andrej le promete que la sacará de allí y la llevará a Suecia donde por fin tendrá un futuro mejor...pero todo es una trampa y Lilya quedará atrapada en una red de prostitución y esclavas sexuales...con todo en contra no ve más salida que la muerte....



Escrita y dirigida por el sueco Lukas Moodysson que nos impactó a todos con aquel film titulado Fucking Amal (1998) sobre una adolescente de 16 años enamorada de una compañera de instituto de 14 ahora de nuevo se centra en los problemas vitales de otra chica de 16 años. Lilya Forever (2002) es un duro retrato de la antigua Unión Soviética y la miseria de su población más humilde y sobre todo el negro futuro de los niños y chicas jóvenes que se quedan sin familia porque huyen de la pobreza. Inspirada en una historia real de una chica que conoció el propio director y rodada con una magistral mezcla de dureza, crudeza, ternura y frescura Lilya Forever es una obra maestra del cine difícil de ver y digerir. Retrato descarnado de la juventud sin futuro condenada a la pobreza más miserable y a vender su cuerpo para poder al menos comer un día más.





Junto con los planos contundentes, las escenas llenas de frescura y el encanto y talento natural de Oksana Akinsjina (que hace de Lilya) y Artiom Bogutjarkskij (que hace del chico amigo suyo) también tenemos una acertadísima banda sonora llena de canciones discotequeras evasivas del gusto de los jovenzuelos pero que añaden una rara poesía sonora a todo el conjunto. Eso unido a las muestras de ternura en medio del horror de la miseria cotidiana y el guión brillantemente escrito nos da un film poéticamente sucio, devastador, doloroso y que muestra muy bien como los niños ante las peores situaciones siempre acaban recurriendo a los sueños imposibles para poder sobrellevar las peores condiciones de vida.





Más que cine social esto es cine de autor doloroso que nos muestra con arte (porque el cine es arte) pero contundencia una realidad y que no nos quiere dejar indiferentes ante unos personajes que trata con cariño y por eso resulta todo más conmovedor: la inocencia de los más jóvenes y sus sueños destruidos por la condición humana vil y egoista (y sin escrúpulos) de los adultos.


En medio del horror esa bo ita escena donde Lilya sale con su novio a un salón recreativo y se escucha un remix de la mítica canción Forever Young de Alphaville, toda una declaración de intenciones y símbolo máximo de un film capaz de mezclar sin que se noten las costuras lo mejor y lo peor de la vida. Y brutal la recta final con esa huida onírica final del horror de la vida de Lilya...




Una película, esta, que te destrozará por dentro. Que te hundirá el día y que te abrirá los ojos ante el horror diario que padecen muchos seres humanos mientras otros gozan de la vida despreocupados...

La inocencia perdida de Lilya


LO MEJOR: Los dos jóvenes actores protagonistas y el talento del director para mezclar poesía y horror con naturalidad. Esa banda sonora juvenil y extrañamente optimista.

LO PEOR: Es un film muy duro. Te hundirá el día.


                                                       Oksana Akinsjina: una actriz preciosa y talentosa


No hay comentarios:

Publicar un comentario