martes, 13 de febrero de 2018

ACERO AZUL (1989): ESTOY MUY LOCO Y VOY A POR TI


Un plano del interior del tambor de un revolver, otro plano donde Jamie Lee Curtis se abrocha la camisa de su uniforme de policía ocultando un delicado sujetador de encaje blanco...así de potente, estéticamente, empieza el film de Kathryn Bigelow que volvía a colaborar con el guionista Eric Red (director de la peli de culto Carretera al Infierno y co-guionista de Los Viajeros de la Noche) mientras ejercían de productores Edward R. Pressman (responsable luego de The Crow donde moriría Brandon Lee) y Oliver Stone



El film empieza con la agente de policía Megan Turner (Jamie Lee Curtis) recién licenciada y dispuesta a tener su primer día como policía en la calle. Claro que ser una mujer a finales de los años 80 era enfrentarse al machismo más retrógrado desde las burlas de sus compañeros hasta la indiferencia de sus padres por no hablar de los posibles ligues. Así una mujer dispuesta a cumplir con su sueño poniéndose en contra a todo el mundo (de machos) tiene la mala suerte de que en su primer día tiene que intervenir en un atraco en una tienda donde acabará descargando su revolver sobre el ladrón de turno (interpretado por Tom Sizemore en lo que era su debut en el cine)...con tan mala suerte que el revolver del ladrón se pierde porque un youppie con traje y barba se la queda...un yuppie broker en la bolsa de Wall Street que a partir de coger el revolver y conocer a la mujer policía empezará una espiral de asesinatos, locura y obsesión por la mujer...y es que la policía Turner se lo encontrará en un día de lluvia ofreciéndole él un taxi y empezarán un romance exquisito sin que ella sepa que él cogió el revolver (causa de que la suspendieran como policía) y que está más loco que una puta cabra...además cuando la policía encuentra a un hombre cosido a balazos en cuyos casquillos de bala está grabado el nombre de la mujer policía la volverán a readmitir y la nombrarán detective para intentar atrapar al psicópata que anda suelto por Nueva York matando a gente sin ton ni son y que es, claro, el hombre con el que ella está saliendo...





UNa mujer soltera que quiere ser policía a finales de los años 80...el mensaje feminista está claro, más aún con diálogos como ese en que el personaje de Jamie Lee Curtis es interrogado por un hombre con el que podría salir:

-Eres muy guapa ¿por qué quisiste ser policía?
-Me gusta aplastar cabezas contra los muros- contesta ella irónicamente.

Además el personaje de la Curtis tiene que aguantar a un padre maltratador que pega a su madre mientras soporta que e psicópata de turno esté obsesionado con ella y empecinado en matar a sus seres queridos como su mejor amiga (interpretada por la guapísima y actriz de culto Elizabeth Peña) a la que tioreta delante de ella sin compasión.

Y es que el film de Bigelow mezcla el mensaje feminista con la típica trama del psicópata zumbado (mucho antes del éxito de El Silencio de los Corderos) lo que la hace original, aparte de presentar a un psicópata totalmente aberrante en cuya escena más brutal se embadurna con la sangre de una prostituta que acaba de asesinar mientras anda desnudo por una azotea...

Y es que conocer al hombre perfecto y que resulte ser un psicópata es un claro mensaje de la mujer frente al horrible machismo social. Y solo hay una manera de acabar con el machismo: a balazos!

Brutal film y asfixiante crescendo de la persecución y obsesión del psicópata para con la mujer policía con un Ron Silver metido de lleno en su papel (su mirada de loco no la mejora ni Anthony Hopkins) y una Jamie Lee Curtis que aparte de guapísima juega con su imagen andrógina y afronta un papel clave en el feminismo cinéfilo. Lástima que problemas de distribución (la Vestron que distribuía el film quebró en la época) y un mensaje feminista hicieran del film un fracaso total en taquilla. Ahora es hora de reivindicar este film de culto, reivindicar a Jamie Lee Curtis en su era dorada y a la Bigelow que también pasaba por su mejor momento como directora (nada que ver con sus últimos films patrioteros al estilo Clint Eastwood).





Un film para rescatar, disfrutar e incluso para añorar la fotografía azulada del cine de los años 80 y el sabor añejo del cine de la época. Una película que hoy en día está más de actualidad que nunca por su carga feminista y por contar con una Jamie Lee Curtis rompiendo barreras como actriz...

LO MEJOR: El mensaje feminista, la locura del tercio final y una espléndida y guapísima Jamie Lee Curtis incluso jugando con la belleza andrógina.

LO PEOR: Precisamente en el tercio final el guión flojea a ratos y el psicópata interpretado por Ron Silver no deja de caer en tópicos ya muy vistos.

Jamie Lee Curtis en todo su esplendor ochentero

No hay comentarios:

Publicar un comentario