lunes, 5 de febrero de 2018

LA CELDA (2000): SEXO DEPRAVADO, GORE, ESTETICISMO Y JENNIFER LÓPEZ

 
Escrita por el debutante Mark Protosevich y dirigida por el hindú Tarsem Singh (que también debutaba tras dirigir anuncios y videoclips musicales) un film que llamó la atención por su estética y escenas aberrantes, delirantes, esteticistas y depravadas...



En realidad, La Celda entraba en esa moda de finales del siglo pasado de las pelis de psicópatas retorcidos perseguidos por la policía o el FBI (ya sabéis: El Silencio de los Corderos, Seven) pero ahora se mezclaban elementos de ciencia ficción (el poder meterse en la mente del asesino con una máquina) y el derroche a veces experimental de un esteticismo espectacular y excesivo obra de las ganas de experimentar del director Singh (que admite sin complejos que lo que le trajo del proyecto era poder jugar con los efectos especiales y el esteticismo con plena libertad).






La historia es interesante: un agente del FBI (Vince Vaugh) va tras la pista de un psicópata asesino brutal pero cuando por fin lo atrapan ha caído en estado catatónico debido a la esquizofrenia galopante que sufre...pero claro su última víctima sigue en paradero desconocido así que el agente del FBI recurre a una doctora (Jennifer Lopez) que experimenta con una máquina capaz de meterse en la mente de otra persona, así la doctora estará dispuesta a meterse en la mente del psicópata para averiguar el paradero de la última chica que secuestró antes de que la chica muera...






Escenas tan impactantes como el psicópata que se ha cosido anillas de acero a la piel y así puede colgarse de unas cadenas para poder masturbarse sobre los cuerpos muertos de las chicas que secuestra, tortura y luego lava en lejía mientras visiona una grabación con la muerte de la chica o la de la culturista desnuda o la del caballo diseccionado con cristales no dejan indiferente a nadie. O la del niño cuyo padre le enseña la vagina de su novia y le dice "ahí está el mal". Y es que poder meterse en la mente de un esquizofrénico asesino da para experimentar con el esteticismo y regalarnos todo tipo de escenas impactantes, escabrosas o surrealistas con total libertad sin traicionar el propio film.

Así La Celda siendo otra película de psicópatas asesinos nos da algo nuevo: un ejercicio de esteticismo suculento y potente con el que sorprendernos (además de alguna que otra escena brutal de sexo enfermizo). El director tuvo plena libertad en recrear la mente del psicópata y sus colaboradores encantados de llevar a cabo cosas que antes no se habían visto en cine, he ahí la originalidad del film. Sin embargo no deja de ser la típica película de polis contra psicópatas y el final feliz y poco estimulante hace que la experiencia acabe en decepción: la película promete mucho más de lo que al final nos da.

No deja de ser un film comercial con dosis de experimentación, lo cual le da un aire novedoso, pero por otra parte no puede salirse del guión estereotipado y de los cauces de Hollywood en este tipo de films y en aquella época donde era una moda en apogeo.





En resumen: otro film de psicópatas con buenas dosis de originalidad y esteticismo espectacular e impactante pero que desemboca en un final convencional y bastante anodino. El director podría haber ido más lejos y regalarnos un final tan espectacular como el de Seven de David Fincher, pero parece ser que pese al despliegue visual y estético de muchos momentos del film se plegó a las exigencias de Hollywood...una pena. Aún así un buen ejercicio de experimentación brutal que se resume en lo que el propio director dice en los extras del DVD del film: "Siempre digo que si algo es sólo absurdo es malo, pero si es totalmente absurdo es muy bueno." 

LO MEJOR: El derroche estético y la valentía con la brutalidad de algunas escenas.

LO PEOR: El horrendo casting protagonista...es decir tener que aguantar a Jennifer Lopez en pantalla y el final decepcionante y blando (que en cierto modo traiciona todo el metraje anterior)


No hay comentarios:

Publicar un comentario